Meteorito – El vino del Espacio

Desde una galaxia muy muy lejana… un meteorito recorrió el cosmos y aterrizó en una tierra que millones de años después se llamaría Chile. Lo que nadie sabia es donde terminaría una de las piezas más antiguas que se han descubierto en el desierto de Atacama.

El astrónomo inglés afincado en Chile Ian Hutcheon tuvo una ‘loca’ idea, unir sus dos pasiones, el vino y la astronomía y con esa intención creó (2011) un vino con la intervención de algo extraterrestre, un meteorito, de ahí su nombre “Meteorito”.

meteorito (1)

La aventura empieza cuando a un coleccionista Americano le llega a sus oídos la ‘idea’ de fusionar espacio y enología de Ian. Interesado con esta propuesta le regalo la pieza de su colección al doble del fallecido cazador de cocodrilos (Steve Irwin) y este, en el 2009 comenzó a experimentar. Luego de muchos intentos fallidos dio con la combinación perfecta al dejar su meteorito de hierro durante doce meses en una barrica con Cabernet Sauvignon y lo lanzó al mercado a finales del 2011 sin decir palabra (sus socios se enteraron por el Discovery Channel).

La fermentación de su roca comenzó con el nacimiento del Sistema Solar hace sólo cinco mil millones de años. Orbitó entre Marte y Júpiter, de ahí viajó hacia el Sol pero su trayecto se vió truncado y hace 400 años cayó en la región de Atacama.

meteorito

Según Ian Hutcheon, tras las primeras pruebas “Nos dimos cuenta de que aparte de cambiar un poco el color, también cambiaba el vino, los sabores se resaltaban, fue una grata sorpresa”, y cuando se cata su vino, “se esta paladeando el nacimiento del sistema solar”, ahora los aficionados a la astronomía “podrán tocar, o en éste caso beber, a través de un gran vino, un poco del espacio exterior”. Según él, “en las catas a ciegas realizadas, la roca potencia sutilmente los sabores del vino, haciéndolo más fresco, aunque sus propiedades están siendo investigadas por un equipo científico de la Universidad de San Diego”.

No sabemos como es el sabor de este vino el cual maridaría perfectamente en una cena con la familia de Superman en Krypton, además seguro que hay más humo alrededor (fuerte campaña de marketing) que la propia calidad del vino, aún así, nos parece una gran idea y si realmente está bueno y con un precio de 5.000 pesos chilenos (unos 7,50€) uno no puede pedir más por acercarse a las estrellas.

El vino, se comercializa en venta directa a través de la página web del Centro Astronómico Tagua Tagua, que dirige Hutcheon, y está comenzando a exportarse a varios países. Finalmente os dejamos con el vídeo en el que Hutcheon presenta el vino y explica el proceso de elaboración.

Fuentes:

http://www.centroastronomico.com/