Presentación whisky Catto’s y Balblair

Hace poco tuve el placer de asistir a la presentación de dos nuevos whiskies que Grupo Luis Caballero ha incorporado a catálogo de productos, hablamos de Catto’s y Balblair.

Para mi, el whisky es una debilidad, es fascinante ver las posibilidades que tiene y como con el boom actual, en parte gracias a la ginebra, se desarrollan nuevos combinados, maridajes entre bebida espirituoso y producto y un montón de ideas las cuales espero que sigan fluyendo durante mucho tiempo.

Pues con esta premisa me invitaron a asistir a la presentación de estas dos nuevas marcas. El evento tuvo lugar en un fantástico local, “A Japanese Kirikata”, de Arzabal. Un local muy bien ambientado, una combinación de taberna inglesa envuelta en un aire de clandestinidad que te atrapa solo entrar en el que además, pude coincidir con mi buena amiga y bloguera Duapara.DSCF4315

A cada whisky se le dio su espacio para que tuviera el protagonismo que se merece. Como maestro de ceremonias, cada marca era introducida por un personaje histórico, James Catto y John Ross.

En primer lugar pude probar el Catto’s Blended Scotch Whisky en sus dos opciones: Rare Old Scottish y el de 12 años.

Como marcan los cánones, antes de empezar la fiesta de los cocteles, pedí una cata. El primero es dulce y aromático y el segundo en comparación y debido a su maduración en barricas y cubas de roble americano, es más complejo, más profundo, mejor para tomar “On the rocks”.

Aún así, el Catto’s es un whisky con una clara vertiente a coctelería y si se realiza correctamente, los resultados son muy buenos, tal y como demostraron los barmans del local que no pararon ni un instante.

Tres son los combinados que preparaban; Sonora, Good Luck Ship y una debilidad por culpa de mi compañero de aventuras y barman experto Nacho, como es el Whisky Sour.

Me quedo con el Sour porque me encanta pero especialmente llamativo fue el Good Luck Ship, muy elegante. El Sonora era más espectacular sobre el papel pero le faltó algo de chispa. Aún así, el nivel de coctelería era alto, como era de esperar.

Metidos en el ambiente al 100% yo mantenía el ojo siempre espera ver si salía la ¡COMIDA¡. Estamos en un local fusión entre coctelería y toques japoneses ¡palabras que me tienen ganado al instante!… y no tardó en llegar de la mano de una camarera (Elena) que era todo salero la cual mimo a mi mesa en todo momento.

Prepararon unos tipos de sushi llamativos con toques cítricos, corbina, pez mantequilla y también otro tipo de recetas como arroz cremoso, nuggets con pan japonés, jamón del “güeno”… en general un aperitivo pre-cena muy completo y variado que acompañado de un buen coctel hizo que se nos pasará el tiempo volando.

Sin-título-1

Tocaba el remate más elegante, probar el otro whisky, el Balblair. En planta inferior estaba todo preparado para su presentación, John Ross estaba esperando y no pudimos rechazar tal oferta.

Según Balblair, este whisky es el único Vintage Single Malt Whisky: las botellas no se marcan con la edad, sino con el año en el que se introdujo el whisky en las barricas para envejecerlo.

No tengo el paladar tan entrenado como para apreciar este nivel de sutileza pero la realidad es que este scotch es fabuloso, luminoso, con carácter, notas dulces redondeadas de sabores cítricos y por ello, para tal presentación se había preparado un maridaje de Balblair con un bombón de chocolate blanco a la lima y el veredicto fue ¡Espectacular!. Se ha comentado en otras ocasiones, si no habéis realizado nunca una cata maridaje de whiskys, tenéis que probar ¡Os sorprenderá!

Después de una tarde afterwork muy amena regada de producto, cócteles y reencuentros como el de Laura de Bolboreta comunicación (felicidades por su trabajo y por tu compromiso) y la compañía siempre agradable de Duapara, me despido hasta el siguiente evento (que espero sea pronto).

 Podéis ver las fotos aquí y de paso seguirnos en nuestras redes sociales.

¡Nos vemos gastrobistrogourmets!